AL AIRE

COMPROBADO: LA CARNE ROJA CAUSA CÁNCER


Este lunes, la agencia especializada en cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que la carne procesada es carcinógena para el consumo humano. Las salchichas, los embutidos y el tocino son los principales promotores para el desarrollo de la enfermedad.

Los científicos de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC por sus iniciales en inglés) de la OMS estudió 800 casos de varios continentes sobre la relación de la carne con el cáncer. A partir de esta investigación, el grupo concluyó que la relación entre el riesgo de cáncer y el consumo de carne procesada es de grado 1, lo que significa que hay "evidencia suficiente" para afirmar que la carne procesada causa cáncer colorrectal.


Los expertos mencionaron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. En ese grupo se incluye "cualquier tipo de carne que ha sido transformada con sal, curación, fermentación, ahumado, para mejorar el sabor y preservar el alimento".

"Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida", dijo el doctor Kurt Straif, jefe del Programa de Monografías de la IARC.

En lo que se refiere al consumo de carne roja proveniente de mamíferos (res, cordero, cerdo, caballo, etc), la evidencia de que causa cáncer colorrectal, páncreas o próstata aún es limitada.

No es novedad

"Estos hallazgos apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne", apunta el director de la IARC, Christopher Wild.

En efecto, la noticia no representa una novedad: los médicos ya aconsejan reducir el consumo de carne debido a la evidencia existente sobre el asunto. El riesgo, dicen, está asociado a la cantidad.

A propósito la OMS recordó el "valor nutricional" de la carne roja y estimó que las conclusiones del estudio servirán a gobiernos y agencias reguladoras para emitir sus propias recomendaciones dietéticas.
Con información de Univisión