AL AIRE

Madre le puso tremenda regañiza a su hija porque publicó foto en sostén.


Una madre de Denver desató una fuerte polémica en redes sociales luego de que castigara a su hija de 13 años exponiéndola en un video, luego de que la adolescente publicara en su perfil de Facebook una foto en sostén.

La reacción de Val Starks ha dividido la opinión de los padres de familia en Estados Unidos y el mundo. El padre de la joven grabó el video en el que la madre obliga a la joven a repetir varias veces su edad real.

"Tienes 13 años”, dice Starks a su hija. “¿Por qué tu perfil de Facebook dice que tienes 19? ¿O tienes 19 y yo no lo sé?”.

Mientras la adolescente llora, la molesta madre la amenaza con prohibirle las salidas en las vacaciones de verano y le pide que diga “adiós Facebook”.

"¿Eres un fenómeno? ¿Al menos sabes lo que es ser una personas verdaderamente rara?”, pregunta la madre. “No llores ahorita, no llorabas mientras publicabas esas fotografías en tu perfil, ¿o sí? Mientras posabas en brasier. Eres una pequeña niña posando con ropa interior de encaje que sabes que no te pertenece, sigues usando pantaletas con los días de la semana impresos en ellas, sigues teniendo una hora para dormir, sigues viendo Disney Channel”, asegura la madre a la cámara.


Puedo decir que le salvaste la vida”, escribió un usuario. “Algún día se dará cuenta de cuan afortunada es de tener una madre como tú, es mejor que la pongas en ridículo hoy a que termine muerta mañana”, añade el internauta.

Sin embargo otros acusan a la madre de causarle un daño psicológico.

“Esta chica va a sufrir bullying el resto de su vida a causa de este video, nunca va a volver a sentirse cómoda en la escuela de nuevo. Me siento mal por ella”, escribe otro usuario, (Fuente: Excelsior)





¿Qué clase de padre siente satisfacción al ver a sus hijos humillados? Esta mujer fue demasiado lejos, hay mejores formas de lidiar con una situación así”, asegura un espectador.

La madre publicó en Facebook un segundo video en el que agradece las muestras de apoyo recibidas. “Fue muy duro para mi hacer algo como lo que hice, pero no quiero ser como otros padres que aparecen en este mismo medio golpeando a sus hijos o algo similar”.

Starks asegura que con el primer video quiere empoderar a los padres a que no tomen como un juego lo que sus hijos publican en redes sociales y defiende su decisión de haber hecho público el regaño: “Soy su madre al final de cuentas, no soy su amiga. No estoy aquí para dejarla hacer lo que ella quiera, mi trabajo es criarla y, algunas veces, eso es duro”, finaliza.