AL AIRE

Le dan gas por apasionado al deporte de las patadas.

Jay Hart utiliza la camiseta '11' en su equipo, la cual quedará sin dueño desde hoy.

Al delantero del Clitheroe de la Northern Premier League Division North, Jay Hart, le dieron cuello de su equipo porque se le prendió la mecha y echó pasión con una aficionada en la banca del estadio después de que se acabó su partido (pensó que nadie lo andaba viendo).


Según el periódico inglés "Mirror", después de que el equipo de Hart perdió 4-1,  el jugador se quiso desquitar haciendo el amor y no la guerra; por lo que se le ocurrió mantener intimidad con una aficionada.

Un compa muerto de la envidia se dio cuenta de lo ocurrido y que los graba. La directiva se dio cuenta del asunto y pues le dio gas al jugador que, por un momento olvidó que existen los motelazos.